Cine para remover conciencias contra el cambio climático

El debate sobre cine y cambio climático cierra el programa de mesas redondas y pone de manifiesto la responsabilidad del séptimo arte en la concienciación de este grave problema

Javier Angulo, María Sánchez, Juantxo López de Uralde, Iván Trujillo y Álvaro Longoria en la mesa sobre cine y cambio climático

27/10/2017.- La 62 edición de la Semana Internacional del Cine de Valladolid ha celebrado en la víspera de clausura del festival, viernes 27 de octubre, el Día del Cine y el Cambio Climático, con una discusión sobre cómo el cine puede colaborar a crear conciencia  sobre el problema.

El debate, moderado por María Sánchez, concejala de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Valladolid, ha contado con los expertos Iván Trujillo, biólogo y director del cine de Guadalajara (México); el expresidente de Greenpeace España y miembro del Consejo Ejecutiva Federal de EQUO, Juantxo López de Uralde, y Álvaro Longoria, productor y director de cine, en especial de documentales de denuncia en temas medioambientales y de derechos humanos.

El compromiso de la Seminci con el medio ambiente, que en los últimos años se ha convertido en una jornada dedicada al cine y el cambio climático, se mantiene vigente en este 2017. Javier Ángulo, director de la Semana de Cine de Valladolid, ha querido recalcar que la gente joven tiene la energía para cambiar esta situación y ha anunciado la creación de una Espiga Verde en honor al cine concienciado con el medio ambiente en la próxima edición de Seminci.

Fomentar los contenidos en género documental y ficción concienciados con el medio ambiente, buenas prácticas en festivales, y que las administraciones prediquen con el ejemplo son las conclusiones que se han obtenido en este debate. “Hay que desmontar la teoría de que las prácticas sostenibles son un lujo caro”, indicó la moderadora María Sánchez. Y añadió que “la problemática reside en que habitualmente no se percibe como un problema, porque el cambio climático no se ve de manera inmediata, sino como una visión apocalíptica. Por eso hay que resistir, los procesos son muy largos”.

Todos los ponentes coinciden en que el cine impacta de lleno en el medio ambiente, y que aunque puede tener conceptos nocivos hay que tratarlo como una herramienta para llegar al gran público. Trujillo expone que “todavía hay gente que no cree en el cambio climático. Hay que formar a los futuros directores, productores y guionistas para que sean consecuentes y responsables con las repercusiones de sus obras y así poder crear conciencia”. Y refuerza la idea de “apelar a la creatividad de los cineastas para lograrlo”.

Por otro lado, el director y productor de cine Álvaro Longoria ha apuntado una serie de medidas para los rodajes con el fin de poder llevarlas a cabo en un futuro y fomentar la producción fílmica sostenible como pueden ser: compartir los coches entre miembros del equipo, reciclar el atrezo, utilizar energías renovables en la oficina y usando productos locales que no contengan plástico.

Una de las propuestas que mayor acogida ha tenido por parte de los invitados al debate ha sido la de intentar llevar al Parlamento medidas legislativas e implementar ayudas o castigos económicos si no se cumplen los estímulos sostenibles en los rodajes.

“Que la gente se acostumbre a través de las películas a buenas prácticas es fundamental. El cine puede hacer que esas soluciones sostenibles se conviertan en cultura popular”, aseguró Longoria. Además, ha propuesto la idea de crear un distintivo, la Green Shooting Card, para certificar qué proyectos audiovisuales llevan a cabo sus producciones de “una manera amigable con el medio ambiente”.

Juantxo López afirma que ya no hay debate en cuanto si existe el cambio climático “por eso el futuro en cine se pinta de forma oscura y árida. Lo que creo es que cuando uno piensa cómo el cine proyecta cómo va a ser el futuro, yo lo veo como un desierto donde los protagonistas viven en cuevas”. También, el ex director de Greenpeace señaló que “el cine proyecta lo que será y lo que somos, pero falta cómo evitarlo y saber cómo hemos llegado hasta aquí”.

El Día del Cine y el Cambio Climático, además de este debate, ha programado dos documentales inspirados en esta temática. Dead Donkeys Fear No Hyenas, del director sueco Joakim Demmer, que indaga en la especulación que tiene lugar en Etiopía y analiza el impacto que tiene este hecho en las personas, y Thank You For The Rain, en el que la cineasta Julia Dahr refleja el efecto que tiene el cambio climático sobre las familias y lugares de Kenia.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someonePrint this page
Publicado en 62 Edición, Proyecciones especiales.