Cine y ciencia apuestan por un «sello verde» para rodajes sostenibles

Mesa de conclusiones de ‘Cine y Cambio Climático’

26/10/2018.- Un nutrido grupo de cineastas y científicos se han reunido en esta 63 edición de la Semana Internacional de Cine de Valladolid para compartir  experiencias sobre cómo el séptimo arte aborda las cuestiones medioambientales y ese encuentro ha dado sus frutos. Juntos han elaborado un manifiesto en el que proponen, entre otras medidas, la creación de un «sello verde» que garantice y premie el espíritu sostenible de futuras producciones.

Se trata de un distintivo que certifica que los rodajes se llevan a cabo de una forma más respetuosa con el medio ambiente y se conseguiría cumpliendo ciertas normas. Entre ellas destacan la utilización de energías renovables y papel reciclado, promocionar la compra de envases retornables, usar materiales biodegradables como madera o textiles orgánicos y reducir el plástico.

En una mesa redonda desarrollada este viernes 26 de octubre en el Teatro Calderón en el marco de Seminci, el director de cine Guillermo García ha destacado la importancia de «normalizar» ese tipo de medidas a la hora de filmar, «entender el rodaje ecológico y sostenible como un reto». «Podemos soñar libremente y crear situaciones catastróficas como huracanes, pero con un criterio, con bases científicas para conocer bien en qué estamos trabajando y para ello se podrían crear equipos conjuntos», ha añadido.

Por su parte, el profesor Carlos de Castro, de la Universidad de Valladolid, ha recordado  que para limitar el cambio climático es necesario «cambiar en todos los aspectos de la sociedad», pues se trata de un problema medioambiental que «se entrelaza con otros relacionados con el agua y la deforestación, por lo que hablamos de una crisis global», ha advertido. De ahí la imperiosa necesidad de tomar conciencia y actuar.

Participantes en las ‘Jonadas sobre’Cine y Cambio Climático’

El cine es, sin duda, una herramienta que puede ayudar en la lucha contra el cambio climático, por ello De Castro ha criticado que a veces se generen imágenes contraproducentes. «El cine genera mitos, lanza o asienta paradigmas de pensamiento y puede ayudar a resolver esta emergencia planetaria”, ha continuado. En ese sentido, ha valorado positivamente películas como El Olivo, de Iciar Bollain, donde el espectador encuentra dos visiones: «una en la que solo se trata de un árbol y otra que lo considera sagrado». «Necesitamos esos cambios de visión y transmitirlos a través del cine, ¿por qué no modificar esto?», preguntó durante su exposición.

En ese manifiesto creado en el marco de Seminci los representantes del cine y la comunidad científica también invitaron a los medios de comunicación a que incluyan en su programación prime time producciones que aborden de forma transversal cuestiones relacionadas con la protección del medio ambiente.

Por otro lado, la concejala de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Valladolid, María Sánchez, ha destacado la importancia de que Seminci otorgue una Espiga Verde, al considerar que «tiene importancia más allá de la simbólica porque ayuda a visibilizar la lucha de las administraciones públicas en la lucha contra el cambio climático y qué mejor manera de llegar al gran público que con un festival de cine», ha asegurado en la mesa redonda.

Publicado en 63 Edición, Cambio climático, Espiga Verde, Otras noticias.