‘Comandante Arian’, un alegato a la libertad de las mujeres

Alba Sotorra, directora del documental ‘Comandante Arian, una historia de mujeres, guerra y libertad’

20/10/2018.- La directora de Comandante Arian, una historia de mujeres, guerra y libertad, Alba Sotorra, define el rodaje como «la experiencia más fuerte que he vivido en la vida». Durante tres años ha estado entrando de manera ilegal en Siria para seguir los pasos de la protagonista del documental, la comandante Arian, en su lucha contra el Daesh.

La película, que participa a concurso en la sección Tiempo de Historia, se adentra en la primera línea de la guerra de Siria para documentar la lucha de las mujeres kurdas del norte del país contra el Estado Islámico y la revolución feminista en el Kurdistán. La protagonista es una de las comandantes del YPJ, las unidades femeninas de protección militar establecidas a partir de 2012 para proteger a los kurdos.

Durante el coloquio posterior a la presentación del documental, Alba Sotorra ha explicado cómo surgió la idea del mismo. En 2014, cuando el Estado Islámico se estaba expandiendo se encontró con una resistencia inesperada, que estaba liderada por comandantes mujeres. «A mí me pareció que era importante documentarlo», afirma Sotorra, que desde hacía un tiempo conocía la existencia de este movimiento femenino. El impulso de ver qué estaban haciendo hizo que un año después realizará su primer viaje, en el que conoció a Arian. «Fui sin tener ni idea de donde me metía», confiesa.

Durante muchos meses, Sotorra fue la sombra de Arian, de quien ha aprendido muchísimas cosas: «Me ha dado una lección de fortaleza y valor que me ha ayudado a sobrellevar los momentos más duros». La directora reconoce que estar en el frente no es fácil y que en muchas ocasiones sintió miedo. «A lo largo de estos años he hecho muy buenas amigas y algunas de ellas ya no están», revela.

En el norte de Siria existe a día de hoy un sistema político democrático paritario en el que la mujer tiene poder de decisión. «Yo no sé qué pasará mañana, porque es una zona muy inestable, pero por ahora lo que han hecho es alucinante», remarca. El documental está dedicado «a Ana Campbell, a todas las mujeres que son víctimas de la violencia de un mundo que las trata como seres de segunda y a las mujeres que no se rinden».

Además, tuvo lugar la proyección del cortometraje Yuck, en el que un grupo de baile reflexiona sobre cómo ve la sociedad el cuerpo de la mujer.

Publicado en 63 Edición, Otras noticias, Tiempo de Historia.