Homenaje al «sabio y poético» Martín Patino

Seminci recuerda al cineasta salmantino en un acto en el que han participado el director García Sánchez, los actores Emilio Gutiérrez Caba y Charo López, la coordinadora de la Filmoteca, Maite Conesa, y la viuda del homenajeado, Pilar Doblado

Emilio Gutiérrez Caba, Maite Conesa, Pilar Doblado, Charo López, José Luis García Sánchez y Javier Angulo en el homenaje a Martín Patino en el Teatro Zorrilla

23/10/2017.- Basilio Martín Patino “quería mucho” a la Seminci y la Seminci ha respondido a ese aprecio declarado con un homenaje. La viuda del cineasta salmantino, Pilar Doblado, ha estado arropada por amigos: el también director José Luis García Sánchez, los actores Emilio Gutiérrez Caba y Charo López, y la coordinadora de la Filmoteca de Castilla y León, Maite Conesa. “Sé que queréis a Basilio todos, todo esto está impregnado de Basilio”, ha dicho la compañera del homenajeado al recordar el vínculo que le unía al festival vallisoletano.

La actriz Charo López ha hecho un esfuerzo por no emocionarse al recordar al director con el que trabajó en Los paraísos perdidos. Su primer encuentro tuvo lugar cuando él rodaba Nueve cartas a Berta: ella salía del colegio en Salamanca y se acercó al remolino formado en torno al equipo, hasta que alguien la echó para que no molestase. Después se encontraron profesionalmente. Hoy el recuerda  como un director “sabio, poético, dulce”. Y cree que no se le ha hecho justicia: “Era un ser maravilloso. Me parece que Basilio no tiene el sitio que merece en el cine español”.

Precisamente en Nueve cartas a Berta coincidió Gutiérrez Caba con Martín Patino, para el actor “una película inolvidable”. Era 1965. “Conocí a fondo Salamanca, lo que era el cine y conocí por primera vez el amor”.

Maite Conesa ha recordado otra faceta del director de Queridísimos verdugos, la de “recopilador de material de archivo”. Un empeño que le llevó a investigar en Portugal, cuando el NO-DO estaba para él prohibido. Reunió un material del que ahora “pueden disfrutar los ciudadanos y los cineastas para sus propias producciones” y que “él contó como nadie y usó como nadie”.  La coordinadora de la Filmoteca de Castilla y León ha destacado, además, la “generosidad” de Patino al donar sus “artilugios para fascinar”, depositados en la institución.

Maite Conesa, Pilar Doblado, Charo López y García Sánchez

Momentos después de recibir la Espiga de Honor del Festival, José Luis García Sánchez ha querido destacar una cualidad más del homenajeado, “el tesón como productor”, que debería a su juicio ser objeto de alguna investigación universitaria. Porque lo importante en el cine no son los directores, ha asegurado, “sino esa persona que se levanta y decide vender la casa de su madre” para llevar adelante un proyecto.

Al acto de reconocimiento celebrado en el Teatro Zorrilla se ha sumado la directora general de Promoción Cultural, Mar Sancho, quien entregó a la viuda de Martín Patino un recuerdo de Festival: una escultura que representa “una alondra que vuela”, como ha explicado el director de la Seminci, Javier Angulo. El responsable de la Semana se ha referido al homenajeado como “un espíritu libre, que hizo de su capa un sayo y sacó películas de la nada cuando no se podían sacar películas”.

La noche dedicada al cineasta fallecido el pasado mes de agosto no podía tener otro final que el cine. Una proyección doble: su película Espejos en la niebla y el documental sobre él Una película de Basilio Martín Patino. Su director, Juan Sánchez Borox, también ha recordado la generosidad con que respondió a su proyecto documental el hombre del “espíritu libre”.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someonePrint this page
Publicado en 62 Edición.