La Seminci rinde homenaje a Antonio Giménez-Rico con la Espiga de Honor

Compañeros de profesión le han acompañado sobre el escenario del Teatro Zorrilla y han destacado su «humanidad» y «lealtad»

Mar Sancho, Joaquín Hinojosa, Mónica Randall, Juan Jesús Valverde, Antonio Giménez-Rico, Iñaki Miramón, Lydia Bosch y José Luis Alcaine, en el escenario del Teatro Zorrilla

 

22/10/2018.- La Gala del Cine de Castilla y León ha rendido homenaje al director Antonio Giménez-Rico con la Espiga de Honor por toda una vida dedicada al séptimo arte. El cineasta burgalés ha estado arropado en el Teatro Zorrilla por compañeros de profesión. «Para mí es un honor estar rodeado de actores, actrices y por el mejor director de fotografía del mundo, José Luis Alcaine», ha destacado.

En el escenario, a su lado, han querido estar presentes los actores Iñaki Miramón, Juan Jesús Valverde, Mónica Randall, Joaquín Hinojosa y Lydia Bosch. Estos dos últimos formaron parte del reparto de la película Jarrapellejos (1988) que cumple 30 años y se ha podido ver durante el acto en el Zorrilla.

Aunque la cinta nunca había estado en Seminci, sí tiene una especial vinculación con la ciudad. «Descubrí esta novela de Felipe Trigo en Valladolid cuando yo estudiaba Derecho en una librería de viejo a finales de los años 60. Estaba buscando novelas prohibidas y me la recomendó el librero, la leí y me pareció imposible llevarla al cine. Me parecía muy compleja», ha señalado. No sería hasta años más tarde, con varios proyectos ya a sus espaldas y tras rodar El disputado voto del señor Cayo (1986). «Los productores me preguntaron qué quería hacer al finalizar ese rodaje y dije: es el momento», ha confesado. Ahí nació Jarrapellejos.

Giménez-Rico también quiso recordar el papel fundamental de su amigo el director Manuel Gutiérrez Aragón en este filme. «Terminé el guion, pero no me gustaba el arranque porque me parecía que tardaba en presentar a los personajes. Manuel lo leyó y se le ocurrió la primera escena y ya de ahí la película rodaba sola», ha manifestado.

Todos los actores que le han acompañado en la recogida de la Espiga de Honor, entregada por la directora general de Políticas Culturales de la Junta de Castilla y León, Mar Sancho, han destacado su «humanidad», su «lealtad» y la «libertad» que concede para trabajar sus papeles.

«Castilla y León y toda España deberían estar agradecidos de tener un cineasta como Giménez-Rico», ha afirmado el actor Juan Jesús Valverde. «Es grande como director, como persona y como amigo. Él fue quien me descubrió. Es una persona que se hace querer y se merecería mucho más», ha indicado Miramón. También Lydia Bosch ha confesado que gracias al cineasta burgalés se dedica al cine.

Premios VAFO

Durante el acto también se ha hecho entrega de los premios de la segunda edición del certamen de cortometrajes Seminci Factory Valladolid Film Office, que organiza el Ayuntamiento de Valladolid, Seminci, la oficina técnica Valladolid Film Office (VAFO) y la Plataforma del Audiovisual de Castilla y León. Los dos premios entregados, con una dotación de 9.000 euros, han sido para los cortometrajes Sin nombre, de Juan Carrascal Íñigo, y Umbral, producido por Pablo García Sanz. Además, se ha proyectado el corto ganador de la pasada edición, La herencia, de Felipe Arnuncio.

Este certamen tiene como objetivo dinamizar la industria audiovisual vallisoletana, apoyar a cineastas y productoras de la provincia y promocionar dicho territorio como escenario de rodajes. «Queremos que este proyecto vaya creciendo para que en unos años nos pueda dar no solo cortometrajes, sino también largometrajes», ha afirmado el director de la Seminci, Javier Angulo.

Publicado en 63 Edición, Espigas de Honor, Noticia destacada, Proyecciones especiales.