‘Museo’ mezcla realidad y ficción en uno de los robos más sonados de México

El guionista de ‘Museo’, Manuel Alcalá

23/10/2018.- Dos amigos deciden saquear el Museo de Antropología de México y robar algunos de los artefactos culturales más importantes del país. Este es el argumento de Museo, producción mexicana que participa a concurso en la sección Punto de Encuentro de la 63 Semana Internacional de Cine de Valladolid.

Museo es una película con tintes reales sobre una historia que aconteció el día de Navidad de 1958. El largometraje, el segundo de su director, Alonso Ruizpalacios, consiguió el premio a mejor guion en el Festival de Berlín. Precisamente, su guionista, Manuel Alcalá, que ha acudido a Valladolid para presentar la película, ha explicado que lleva diez años tratando de verla en el cine, como así expresó en un coloquio mantenido tras la primera proyección de la cinta en la Seminci.

«Todo comenzó porque mi padre era periodista en esa época y ese mismo año hubo una noticia muy grande, un terremoto en México. A partir de eso, me empecé a enganchar a las noticias y poco después tuvo lugar el robo», ha comentado el guionista. Alcalá también ha comentado que tuvo muchas versiones del guion mientras buscaba un director que consiguiese «trasladar una historia tan grande en algo digerible».

La película muestra en poco más de dos horas una historia que se prolongó en realidad durante más de cuatro años, algo que, como ha añadido el guionista, fue una dificultad que les hizo fusionar personajes. En cuanto a estos cambios respecto a la realidad, Alcalá ha comentado que quisieron explorar mejor a los protagonistas, unas diferencias que en el film se convierten en la idea de que no se puede arrimar una buena historia con la verdad.

La película está ambientada en Navidad, lo que hace inevitable la aparición de escenas familiares, un tema en el que también se quiso ahondar a la hora de realizar el film, especialmente en la relación padre e hijo. «El tema del saqueo lo quisimos explorar mucho, no solo en el robo del museo sino también al hablar del traslado de piezas encontradas en pueblos como Palenque a México, que para mí también es otro tipo de saqueo», ha expresado el guionista.

Alcalá también ha agregado que lo que más le dolió fue cambiar el nombre de los personajes, que en la vida real no tenían el nombre de Juan y Benjamín, sino de Carlos Perches y Ramón Sardina. «En la historia real ellos tratan con narcotraficantes y el primero de ellos murió al salir de la cárcel», ha señalado el argumentista.

Por otro lado, el guionista ha explicado que tuvieron una gran dificultad para poder lograr rodar en el mismo museo donde aconteció el suceso, pero tras insistir, consiguieron rodar en los exteriores, aunque las secuencias de interiores fueron decorados. El estreno de la película también se hizo en ese mismo escenario, tras persistir unas cuantas veces, como ha reiterado el mexicano. «Fue una experiencia surrealista, veías en la pantalla el robo de la sala y la tenías justo detrás», ha añadido.

Por último, Alcalá confesó una anécdota a los espectadores: durante la filmación de la película, un primo de Sardina se acercó a él y le dijo que después del robo, el prófugo huyó a España, se cambió de nombre, se casó con una condesa y ahora es conde en Noruega. El guionista también ha recordado que la película se estrenará en España el 9 de noviembre y en YouTube en diciembre, con lo que se convierte en la primera película de habla hispana producida por la plataforma.

Publicado en 63 Edición, Punto de Encuentro.