Nouvelle vague, los caminos de la modernidad

‘Al final de la escapada’, de Jean Luc Godard

24/7/2017.- La Nouvelle Vague francesa, la nueva ola que lanzó a la fama a directores como Truffaut o Godard y que cambió las reglas del juego cinematográfico, fue protagonista en el año 2009 de la  Semana Internacional de Cine de Valladolid, que celebró su medio siglo de historia con un ciclo especial en su 54 edición.

Un grupo heterogéneo de realizadores franceses comenzó a dar sus primeros pasos en el terreno cinematográfico a finales de los años 50 del siglo pasado con el deseo común de romper con las estructuras imperantes hasta entonces y que dominaba la industria de su país. Pretendían encontrar un camino más libre y menos atado a condicionantes externos para poner en pie sus propuestas artísticas.

Esta nueva generación de realizadores, que marcaría la forma de hacer cine para todas las que llegaron más adelante, había volcado su pasión por el cine antes de dedicarse a la dirección desde las páginas de la revista especializada Cahiers du Cinéma. Fundada en 1951 por André Bazin, este medio representó un primer contacto con todos ellos a través de la crítica. Los futuros realizadores encontraron en ella un cauce perfecto para mostrar lo que, en su opinión, debía formar parte de una buena película, cuáles tenían que ser los objetivos del cine y hasta dónde se extendía la responsabilidad del verdadero autor de la obra, el director.

Hacia finales de los años cincuenta, esos jóvenes críticos y escritores, que también habían armado guiones para otros realizadores, entendieron que había llegado la hora de poner en práctica toda la teoría aprehendida en la década anterior. La nueva ola francesa nació con la imperiosa necesidad de mostrar con la mayor verosimilitud posible la realidad que observaban a su alrededor.

La primera película de François Truffaut, Los 400 golpes, anticipaba lo que esta nueva corriente sería capaz de engendrar en años posteriores. La historia de Antoine Doinel, un adolescente superado por una vida que no le ofrece ninguna salida prometedora, es el vehículo perfecto para poner en práctica lo que hasta entonces defendían desde la retaguardia de la crítica.

En parte, el éxito de la Nouvelle Vague estuvo sustentado en la aparición de innovaciones tecnológicas que abarataron el coste de una producción cinematográfica y terminaron con limitaciones ligadas a la enorme complejidad inherente a cualquier rodaje. Las nuevas cámaras de 8 y 16 mm permitieron una libertad de acción en consonancia con los objetivos que perseguían. Los adelantos en cuestiones de iluminación y revelado permitieron a los directores recurrir a localizaciones naturales y rodar sin necesidad de luz artificial.

La vía abierta por directores como el propio Truffaut, Claude Chabrol o Jean Luc Godard fue seguida rápidamente por otros muchos realizadores que, en muchos casos, tenían un pasado común como críticos de cine.

Pese a lo dispar de sus planteamientos, subyace en todos ellos una misma manera de plantear sus filmes y beben de similares fuentes de inspiración, como la que puede representar el Neorrealismo italiano. La aportación de cada uno de estos creadores sirvió para renovar el lenguaje cinematográfico y conceder protagonismo a elementos que no habían estado lo suficientemente explotados.

Para conmemorar esta fecha, la Semana Internacional de Cine de Valladolid y Cahiers du Cinema, en colaboración con la Filmoteca Nacional, planearon una serie de actividades dedicadas a recordar uno de los principales acontecimientos del cine europeo del siglo XX.

Junto a una amplia retrospectiva con las películas más representativas de la época, se celebraron varias mesas redondas y debates con los protagonistas de aquella corriente para entender mejor su obra. Por último, una exposición mostró todo tipo de objetos extraídos de los años sesenta, la década en la que la ‘nueva ola’ se dejó sentir con toda su fuerza.

Publicado en el número 1 de la Revista Seminci (Invierno de 2009)

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someonePrint this page
Publicado en Otras ediciones, Otras noticias, Sin categoría, Tal como eramos.