‘Owino’, una denuncia a la industria del plomo

De izquierda a derecha, Yusuf Razzaque (director), Desirée García (productora) y Javier Marín (director)

Los cineastas Javier Marín y Yusuf Razzaque han querido plasmar en este documental de DOC España la lucha de un poblado africano contra una multinacional 

24/10/2017.- El documental Owino de los directores debutantes Javier Marín y Yusuf Razzaque, se presentó este martes, 24 de octubre, en el marco de la 62 edición de la Seminci. Este largometraje, que compite dentro de la sección DOC España, cuenta la historia de una comunidad africana de menos de 3.000 habitantes que ha luchado, y continúa luchando, contra una multinacional que envenenó su poblado y sus vidas con vertidos ilegales de plomo.

Con este largometraje hemos querido hacer una denuncia a la industria del plomo porque están matando a gente y justo donde menos pueden defenderse”. Así explicó uno de sus directores, Javier Marín, el objetivo de esta cinta, que ha sido rodada en distintas ubicaciones de África, ya que ambos cineastas conocieron esta situación cuando coincidieron trabajando en este continente.

La historia de Owino es un drama con el que esta pequeña población tuvo que lidiar en solitario y que, ahora, es un problema que se expande por más zonas de África debido al “falso apoyo de los gobiernos”, según aseguró Marín. “Este largometraje es un retrato de cómo vive el 80% de la gente en África”, añadió.

Un total de 72 minutos basados en experiencias personales de los propios habitantes de este poblado y un proyecto que ha durado realizar prácticamente tres años. “Empezamos a pensar la historia en 2014, cuando vimos una noticia en un medio local que hablaba sobre el caso. Nos pareció que era un ejemplo para contar lo que estaba pasando en muchos más sitios de África”, afirmó el director Javier Marín. “Un problema que todavía no se ha resuelto”, según explicó otro de sus directores, Yusuf Razzaque.

“Ahora, esperamos que este documental circule y haga algo de eco”, explicó una de sus productoras, Desirée García, quien asegura que el fin de este documental es apoyar a los habitantes de Owino. “El primer paso para ayudarles era contar la historia de la mejor forma posible y llegando al máximo público, y por eso hemos pensado dar a este largo una difusión mundial, acudiendo a varios festivales, para que lo vean el mayor número de personas y poder aportar un pequeño granito de arena”, señaló el cineasta Marín.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someonePrint this page
Publicado en 62 Edición, Doc España.