Sally Potter plasma la crisis de la izquierda en ‘The Party’

La escritora y directora británica presenta su último trabajo en Sección Oficial a concurso

La directora brirátina Sally Potter, en la 62 Seminci con ‘The Party’

22/10/2017.- “Aquí no hay escapatorias, no hay grandes persecuciones de coches, no hay efectos especiales: es la palabra desnuda”. La escritora y cineasta británica Sally Potter ha llegado con su octava película, The Party, a la Sección Oficial de la Semana Internacional de Cine de Valladolid, donde ha situado el diálogo de los personajes, la fuerza de la palabra,  como uno de los ingredientes fundamental de su trabajo.

Patricia Clarkson, Bruno Ganz, Cherry Jones, Emily Mortimer, Cillian Murphy, Kristin Scott Thomas y Timothy Spall interpretan a un grupo de amigos que se reúnen en la casa de una de ellos para celebrar el cargo político que se le ha encomendado en el partido de la oposición. Todos ellos parecen aislados. “Intentan conectar con los demás, pero de una forma fallida. El asunto medular de la historia es contar o no contar la verdad, todos tiene un secreto y por eso viven en la soledad”.

“Me parece interesante explorar la diferencia entre lo que creemos que somos y lo que hacemos, la prueba de la verdad”, ha explicado la directora en la rueda de prensa posterior a la proyección de la película. Sus personajes han vivido un tiempo de “idealismo y protesta” y se enfrentan al “desencanto” del presente. The Party constituye el “mensaje de tristeza para toda una generación”, “refleja la crisis de la izquierda”.

La directora de Orlando y Ginger & Rosa (por la que Elle Fanning obtuvo el premio a la Mejor Actriz de la 57 Seminci) es también la autora del guión de The Party. Sobre él trabajó con los actores de forma individual antes de hacerlo en grupo, para iniciar luego un “proceso muy rápido” de dos días de ensayo y dos semanas de rodaje. El largometraje se ha estrenado ya en Reino Unido y en Alemania, “donde el público se ha reído mucho”, ha asegurado su directora, para quien es importante la reacción de los espectadores en su país, pero cree que el cine tiene que tener un “mensaje internacional”.

La escritora y cineasta también se ha referido a la estructura circular de su película, que arranca con la escena final de “una mujer deseperada” y momentos después aparece “tranquila y relajada, preparando una fiesta”. La intención, ha desvelado, es que la gente se plantee qué ha pasado para llegar a ese punto que se muestra al principio de la cinta.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someonePrint this page
Publicado en 62 Edición, Sección oficial.