‘Island of the Hungry Ghosts’ denuncia la detención de refugiados

La directora australiana Gabrielle Brady

25/10/2018.- La sección Tiempo de Historia ha programado este jueves 25 de octubre el documental Island of the Hungry Ghosts, primer largometraje de la directora australiana Gabrielle Brady, que relata la situación de los solicitantes de asilo afincados en el primer centro de detención de Australia.

La película a concurso es un proyecto de «cuatro años y muchas colaboraciones» sobre detenciones y espera en un escenario de naturaleza desbordante. En la Isla de Navidad cada año millones de cangrejos rojos migran desde los bosques hacia el mar, por todas partes, con la consciencia y protección de los habitantes. El mismo lugar donde miles de demandantes de asilo permanecen detenidos indefinidamente en un recinto de alta seguridad. Poh Lin, una terapeuta especializada en traumas, que vive allí junto a su familia, es testigo del declive de los recluidos. La representación de una naturaleza siempre en movimiento y de un lugar de contrastes que muestra sus dos caras: «la utopía de la belleza de la isla y, luego, el caos».

Tras la que fue la primera proyección del largometraje documental en España, tuvo lugar un encuentro con la realizadora, Gabrielle Brady, que ha relatado el comienzo de la historia: «Tengo una amiga que estaba en la isla desde hacía tres años -y yo vivía en Indonesia-. Fui allí de turista y al final de las vacaciones me dijo que teníamos que demostrar una cosa. Cogimos el machete y nos adentramos en la jungla durante una hora, hasta que vi la prisión. Fue un momento muy fuerte”. La idea era hacer una película sobre el sentimiento de los que llegan: «la atmósfera de estar en un lugar donde no sabes nada; de repente estás en un bosque; luego en una prisión, y no entiendes nada. Es un reflejo de lo que está pasando con los refugiados”, ha explicado.

La autora ha comentado la situación actual del flujo de solicitantes de asilo en el país y en todo el mundo: «es algo muy antiguo, un ciclo, algo político que está pasando todos los años y en todas partes del mundo. Es una vergüenza y no estamos aprendiendo del pasado». En Australia, la Isla de Navidad tiene el primer y más grande centro de detención para la gente que no puede entrar en el país. «La idea de las autoridades era ponerlo lo más lejos de la población», ha comentado la autora sobre la elección del lugar, y ha añadido que ya es una cuestión de costumbre: «en Australia todos lo saben pero, después de tanto tiempo, la gente lo ha aceptado».

La denuncia del relato se mezcla con la emoción a través de los testimonios de afectados, una historia para «ver a las personas como personas y romper la distancia que el gobierno trata de hacer; acercar a las personas con más humanidad».

Siostry

También se ha presentado el cortometraje Siostry del realizador polaco Michal Hytros. La cinta se adentra en el convento de clausura más antiguo de Polonia donde doce monjas octogenarias prosiguen con su rutina cotidiana al otro lado del muro. «Para ingresar en la escuela de cine polaca tenía que hacer un documental y, en un momento de cuestionar mi trabajo, uno de los profesores se dio cuenta de que tenía un problema con el monasterio y que, entonces, ya tenía un motivo para hacer el documental sobre ello. Así llegué al proyecto”, ha explicado Hytros.

«En Polonia no tenemos tanta tradición cinematográfica y es importante para mí enseñároslo y verificar si os gusta», ha añadido el director de un cortometraje que empieza tres años atrás porque, pese a rodarse en una semana, tardaron dos años en conseguir el permiso para filmar en el convento. «Cada semana pasábamos unos días con ellas con una pequeña cámara en mano para irnos conociendo. Después de mucho insistir, la madre superiora nos lo concedió», y ha comentado como anécdota que ella misma «insistió en que el equipo de rodaje fueran todo hombres».

Publicado en 63 Edición, Otras noticias, Tiempo de Historia.