Tres décadas de ‘Punto de Encuentro’

11/9/2017.- Punto de Encuentro, la sección paralela del certamen que apuesta por un cine más arriesgado y menos convencional, cumple 30 años en 2017. En 1987 el Festival vivió una importante reestructuración en la que la denominada ‘Sección Informativa’ y las ‘Proyecciones especiales’, que servían como complemento al programa oficial, se unían para conformar una nueva apuesta que se mantiene todavía con cada vez una mayor relevancia.

El director del certamen en aquella época, Fernando Lara, señalaba la intención de la Semana de fusionar diferentes tipos de cine, nuevos y viejos directores, que atrajeran el interés de los espectadores. Este cambio en la definición y el enfoque de la sección se dio también en otros grandes festivales, como el de Cannes o el de Berlín, que rebautizaron sus apartados informativos para crear así ‘Un Certain Regard’ o ‘Panorama’, respectivamente.

Durante los primeros años de esta nueva sección, que no tendría carácter competitivo hasta 2002, uno de sus pilares lo constituía la recuperación de títulos inéditos en nuestro país de realizadores que entroncaban con la filosofía del Festival. Esa primera edición de Punto de Encuentro, por ejemplo, tuvo como uno de sus principales atractivos el estreno de dos largometrajes de Andrei Tarkovski que hasta ese momento no se habían podido ver en España, El espejo y Nostalgia.

Otro de los elementos que durante años ha hecho de esta sección un punto esencial de la programación de la Seminci tiene que ver con su papel de recuperador de grandes títulos de maestros del cine. Largometrajes que, en muchos casos, llegaban a la pantalla de Valladolid tras un largo proceso de restauración e, incluso, con metraje adicional al que se conocía hasta el momento.

Películas como Fausto, de F.W. Murnau; Otelo o Sed de mal, de Orson WellesLa ventana indiscreta, de Alfred Hitchcock; Encuentro en la noche, de Fritz Lang; Uno rojo: división de choque, de Samuel Fuller, o El hombre que mató a Liberty Valance, de John Ford, comparten su paso por la sección paralela del certamen vallisoletano.

También Punto de Encuentro ha hecho ocasionales guiños ya no al séptimo arte, sino al que podría considerarse como el octavo, la televisión. En 1990 el Festival acogía el preestreno del episodio piloto de la serie Twin Peaks. El proyecto dirigido por David Lynch venía precedido de una extraordinaria expectación que se vería refrendada cuando pudo disfrutarse en España.

Ese mismo año la sección programó una reposición de las dos primeras partes de la trilogía de El Padrino, de Francis Ford Coppola, que sirvió como marco perfecto para adelantar la última entrega de una de las sagas de más éxito de toda la historia del cine. También el medio televisivo era el destino de El reino (The Kingdom), un colosal proyecto dirigido por el danés Lars von Trier en 1995. Aquella fue, por cierto, la primera vez que un trabajo del realizador danés podía verse en el certamen de Valladolid.

En muchos casos la sección ha servido como prueba de toque para cineastas que, con el paso del tiempo, no sólo consiguieron el reconocimiento del Festival, sino que han logrado éxitos importantes y una enorme notoriedad en todo el mundo. Directores como John Dahl (La última seducción) o Michael Winterbottom (I Want You) son muestras palpables del interés de esta sección por sacar a la luz trabajos de realizadores con un punto diferente en el tratamiento de las historias y un discurso alejado del más habitual.

En estos años la filosofía de la sección apenas ha sufrido variaciones, aunque esta mirada al pasado, frecuente en un principio, ha dejado paso a un interés creciente por producciones de todo el mundo que comparten un punto de riesgo en sus propuestas y que en muchos casos encuentran grandes dificultades para encontrar distribución comercial.

Durante las últimas ediciones de la Seminci este objetivo se ha asentado de una manera más clara y la sección se ha convertido en el reflejo de un tipo de cine oculto muchas veces a los ojos de los espectadores pero que cuenta con sobradas razones como para no pasar desapercibido. En su actual configuración, Punto de Encuentro es una muestra paralela de carácter competitivo que reúne primeros o segundos films de ficción que posean un especial relieve por su valía temática o estilística.

Publicado en el número 26 de la Revista Seminci (Verano 2011)

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someonePrint this page
Publicado en Tal como eramos.